Evaluación y experiencias educativas en el museo, un factor en alza

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es ya una evidencia que en los últimos años los programas educativos de los museos han ido adquiriendo cada vez más importancia y representatividad. Se ha pasado de una época en la que las actividades educativas se iban ajustando como podían al programa expositivo a otra en la que antes de decidir la apertura y cierre de una exposición se tienen muy en cuenta las necesidades de los centros educativos.

Este hecho viene determinado por dos factores: por un lado se ha superado la época en la que los museos eran espacios accesibles solo a determinados sectores dela sociedad. Hoy en día los museos deben conciliarse con públicos muy diversos y deben ser capaces de ofrecer un amplio abanico de herramientas interpretativas para llegar a una sociedad tan plural como la actual.

El otro factor es que la enseñanza también ha cambiado paralelamente a la sociedad con la que convive. Actualmente muchos centros educativos trabajan por proyectos y se tiende a un aprendizaje vivencial. La experimentación se convierte en un factor clave y las escuelas buscan la complicidad de otros vectores de la sociedad para complementar aquello en lo que se está trabajando en los centros. En este sentido los servicios educativos nos hemos convertido en cómplices de estas nuevas maneras de trabajar.

Desde el Museo de Arte Jaume Morera nos hemos ido adaptando a todos estos cambios a pesar de la situación de provisionalidad en la que vive la institución, ya que nos condiciona de forma significativa tanto las exposiciones como las actividades que elaboramos. No obstante, estamos satisfechos porque hemos ido consolidando un público que participa en las actividades y que además nos ayuda a mejorarlas.

El diálogo con los usuarios es la herramienta más directa que tenemos para evaluar el trabajo que realizamos, pero para ser más rigurosos ya hace tiempo que elaboramos encuestas de satisfacción. Ahora, una vez finalizadas las clases en las escuelas e institutos, nos toca revisarlas para poder aplicar los resultados a las propuestas educativas del próximo curso. Es el momento, pues, de la evaluación, de ver cuál es nuestro papel dentro del mundo educativo, qué piensan nuestros usuarios y qué debemos cambiar y mejorar para continuar avanzando.

Analizándolas, hemos podido ratificar algunas de las cosas que ya intuíamos en el transcurso de las actividades:

5690217749_0438d6fd66_o

  • Nos hemos consolidado como un recurso educativo museístico de la ciudad de Lleida. La mayoría de centros que nos visitan repiten el curso siguiente y confían en que las actividades que les propondremos se podrán relacionar con el currículo escolar.
  • Dentro de las diferentes tipologías de visita educativa que ofrecemos la mayoría de escuelas e institutos prefieren aquellas en las que combinamos una visita dinamizada con algún tipo de taller artístico.
  • Los talleres de grabado a la punta seca y monotipos son las propuestas educativas más bien valoradas sobretodo gracias a la particularidad de que son técnicas muy difíciles de realizar en los centros escolares.
  • También valoran de forma positiva el hecho de trabajar principalmente con artistas leridanos, ya que ayuda a sus alumnos a poner en relación el arte universal con su entorno más próximo.
  • Y finalmente se valora muy bien la capacidad de los educadores de adaptar los discursos artísticos a los diferentes niveles educativos, consiguiendo hacer comprensibles diferentes conceptos teniendo en cuenta la edad y/o las características de los participantes.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desgraciadamente también existen ciertos aspectos negativos relacionados con el espacio expositivo y el edificio, que nos han señalado algunos de los grupos encuestados:

  • Relacionado con la falta de espacio expositivo, se nos pide la posibilidad de ver obras de la colección más significativas como por ejemplo las de Leandre Cristòfol, Xavier Gosé, o Jaume Morera, que no siempre están expuestas al público.
  • A causa, también, de las características del espacio, se nos indica que es una lástima que no se puedan llevar a cabo dos visitas simultáneas.
  • Nos indican las dificultades de movilidad que comporta el edificio con sus múltiples escaleras y su falta de adaptación a personas con

movilidad reducida, así como al hecho de que cuando algunas de las exposiciones están divididas entre los dos espacios con los que cuenta el Museo, es necesario salir a la calle y volver a entrar en el edificio para poder ver de manera completa la exposición.

Y finalmente nos dicen que los lavabos no están preparados por recibir niños y niñas y que por su situación es complicado el tránsito hacia este espacio.

A pesar de todo, los centros educativos entienden que estas dificultades están condicionadas sobretodo por la provisionalidad del edificio donde nos encontramos.

También nos hemos percatado que en muchos casos las visitas educativas al Museo se convierten realmente en una actividad vivencial para los alumnos. La prueba es el hecho de que los vigilantes de sala nos explican que los fines de semana ven como niños y niñas regresan al Museo con sus padres para explicarles en primera persona la exposición.

De esta evaluación extraemos varias conclusiones que nos ayudarán a mejorar las actividades educativas paralelas a las exposiciones, pero principalmente nos demuestran que es importante pararse, preguntar, evaluar, revisar,…, todo lo que estamos haciendo para seguir avanzando y conseguir que el Museo evolucioné al mismo ritmo que la sociedad.

Txell Bosch

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

____________________

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario