Arte y viaje

El pasado sábado, 17 de mayo, coincidiendo con la celebración de la Noche de los Museos, se abrió al público una nueva exposición de colección, una muestra de fondos artísticos del Museo que tiene como hilo conductor la idea del viaje y su importancia como motor de conocimiento, investigación y formación artística. La exposición pretende explorar el fenómeno del viaje del artista a partir de los creadores y las obras de la colección del Museo. En este sentido, vale la pena recordar que una de las constantes que define sus protagonistas ha sido el ánimo viajero, muchas veces motivado por la búsqueda de lugares alejados de nuestro entorno en los que poder desarrollar sus trayectorias, teniendo en cuenta que Lleida ha sido tradicionalmente una ciudad aislada culturalmente y carente de las herramientas básicas para la formación y profesionalización de sus artistas. Aun así, la investigación personal de cada uno de ellos también los ha llevado a cruzar fronteras y emprender odiseas para fijar su visión de lugares y sociedades, gente y paisajes, que los han cautivado.

La exposición resigue los pasos de nuevo artistas de la colección a través de los cuales podemos viajar por diferentes lugares geográficos y conocer la interpretación que estos creadores plasmaron en algún momento de su vida de estos espacios. De este modo, el visitante que se acerque en las salas de exposición de la colección podrá viajar hasta los Países Bajos a través de los paisajes holandeses de Carlos de Haes; hacer una travesía por la inhóspita Sierra de Guadarrama de la mano de Jaume Morera; hacer un paseo por la Barcelona obrera de principios de siglo por medio de los dibujos al carbón de Antoni Samarra; hacer una estancia en la Italia clásica mediante el pincel y la cámara fotográfica de Baldomer Gili Roig; asistir al París elegante de la Belle Époque gracias a las ilustraciones de Xavier Gosé; trasladarse a la exótica Tetuán a partir de los retratos de Miquel Viladrich; cruzar el Atlántico e ir Nueva York a caballo de los collages y postales pop de Josep Iglésias del Marquet; recorrer la Cataluña interior de los años sesenta sobre la mirada fotográfica de Ton Sirera; y descubrir un espacio natural de gran belleza como Las Saladas, en medio del desierto de Los Monegros, a merced de la reflexiva obra audiovisual de Albert Bayona.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario