Un Taller de Fotografía Estenopeica en el Museo

Fotografía de grupo de los participantes en el taller

La mañana del pasado domingo 2 de junio tuvo lugar en el Museo de Arte Jaume Morera un Taller de Fotografía Estenopeica organizado con motivo del programa de actividades paralelas la exposición temporal Baldomer Gili Roig y la fotografía. El taller fue a cargo del profesor de la Escuela de Arte Municipal Leandre Cristòfol y fotógrafo Emili Morreres, el cual introdujo a los participantes, un grupo de quince personas de todas las edades, en la comprensión y práctica del principio de la cámara oscura a partir del trabajo con una cámara estenopeica (una sencilla caja fotográfica).

En primer lugar, el taller empezó con una breve presentación teórica en que Emili explicó los principios básicos de la cámara oscura, de que forma todo el mundo puede fabricar una cámara estenopeica con trucos y consejos muy útiles y mostró algunos notables ejemplos de cómo muchos artistas y fotógrafos actuales utilizan hoy en día esta técnica sorprendente. Esta breve clase teórica incluyó la posibilidad de ver en directo como funciona el principio de la cámara oscura mediante una reproducción a gran escala de una cámara oscura que muy amablemente cedió la Escuela de Arte Municipal Leandre Cristòfol para el taller.

Después de la sesión teórica, vino el momento de coger las cámaras estenopeicas que Emili previamente había fabricado (de diferentes medidas y materiales) y por parejas poder experimentar la realización de una fotografía con este aparato fotográfico casero. Los alumnos cargaron las cámaras con el correspondiente material fotosensible (en este caso, papel fotográfico monocromo) y salieron al exterior del Museo a dejar volar su creatividad. La soleada mañana de domingo acompañó los intrépidos fotógrafos que gracias a la radiante luz de sol pudieron realizar sus exposiciones de forma bastante precisa.

Después de las tomas fotográficas, los participantes pudieron procesar las fotografías que habían hecho mediante el revelado químico. Con este objetivo, Emili convirtió el Espacio de documentación de la Sala de exposiciones temporales del Museo en un laboratorio fotográfico con todos los instrumentos necesarios (luz roja, cubetas, líquidos de revelar, pinzas…). En este sentido, los alumnos pudieron experimentar las sensaciones de espera y expectativa propias del procesado de la imagen fotoquímica, la cual va apareciendo, casi de forma mágica, sobre el papel fotográfico a medida que el revelado actúa. Una vez aprendida la dinámica, los participantes pudieron realizar hasta tres tomas que después del revelado se valoraron conjuntamente. En el Flickr del Museo se pueden ver algunas imágenes sobre la realización de la actividad así como las fotografías resultantes tomadas por los participantes. Una experiencia muy gratificante para alumnos y profesor que coincidieron en valorar muy positivamente todos los contenidos aprendidos y las sensaciones vividas.

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario